1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Valora esta noticia con 1 o 5 estrellas

Sustrato multiusos

A la hora de realizar un semillero, una nueva plantación, un transplante… o simplemente una mejora de un suelo ya existente, siempre echamos mano de un sustrato. Si bien es cierto que para cada ocasión existen diferentes tipos de sustratos especializados, prefabricados para tal fin, no es menos cierto que existen fórmulas también estudiadas para satisfacer una amplia gama de situaciones. Nos referimos a los sustratos universales.

En Clemente Viven, hemos desarrollado en base a nuestra experiencia, el “Sustrato Multiusos Fertilizado”. Un sustrato que proporciona una solución adecuada en la mayoría de sus usos comunes.

Sustrato multiusos

Su composición
La base principal está compuesta por turba rubia en un 70%, el 27% de turba negra y el 3% restante de perlita. Posee su pH corregido entre 6 y 6,5 y posee una fertilización de fondo de 10 – 18 – 24 (equilibrio 1 – 1,8 – 2,4). Con ello posee un 34% de materia orgánica, una conductividad entre 185 y 200 us/cm y una densidad aparente de 180 a 200 Kg/m3.

Con esta formulación mantiene las características ideales de un buen sustrato, como son una capacidad de retención de agua suficiente para que las plantas la puedan absorber sin dificultad, capacidad de aireación suficiente para que las raíces puedan respirar y se encuentren sanas de enfermedades, y un pH relativamente neutro o poco ácido en donde la mayoría de nutrientes están en condiciones de ser captados por la planta.

Con estas características, este formulado ofrece una gran flexibilidad de utilización y puede utilizarse tanto para transplantes, plantaciones nuevas y como mantillo en siembras de césped.

Modos de utilización

Para transplante en Macetas y Jardineras:

1.- Utilizar una maceta ligeramente de mayor tamaño que la anterior y rellenar la mitad de sustrato (se le puede añadir unos 2 gramos de abono por litro de sustrato adicionalmente).
2.- Extraer la planta a transplantar de su antigua maceta, con todo el cepellón sin romperlo, y colocarlo en la nueva maceta encima de la turba.
3.- Rellenar con sustrato los huecos que queden en los laterales de la nueva maceta, hasta que quede perfectamente relleno sin apretar en exceso.
4.- Regar un par de veces para asegurarnos de que todo el volumen de sustratos esté perfectamente húmedo.

Para nuevas Plantaciones de frutales, arbustos y plantas de jardín.

1.- Realizar un hoyo de tamaño adecuado al tamaño de las raíces de la planta. Siempre es el doble del necesario.
2.- La tierra extraída se mezcla a partes iguales con el sustrato, y un puñado de abono para compensar la tierra original.
3.- Llenar el hoyo de agua para crear un “bulbo” de tierra regado alrededor de la zona plantada.
4.- Una vez adsorbida todo el agua, se rellena 1/3 del hoyo con esta mezcla, y se coloca la planta encima.
5.- Rellenar el resto con sustrato y apelmazarlo con el pie para que quede compacto.
5.- Regar bien.

Césped de nueva creación.

1.- Tanto si la tierra es arenosa (suelta), como arcillosa (dura), es conveniente incorporar sustrato en toda la superficie a sembrar, a razón de 25 l de sustrato por cada 8 ó 10 m2.
2.- Trabajar la tierra con cultivador o mulilla sólo los 20 ó 30 centímetros superiores, a fin de quede bien mezclado el sustrato con la tierra en la zona donde posteriormente el césped desarrollará su sistema radicular, y se consiga una tierra fina y suelta. Rastrillar ligeramente para que quede la superficie lo más uniforme posible.
3.- Una vez preparada la tierra correctamente se procede a sembrar la semilla a razón de 30 gramos por metro cuadrado.
4.- Incorporar una fina capa de sustrato por encima de la semilla, con el fin de que quede cubierta y facilite su germinación con el aporte de su humedad.
5.- Rastrillar ligeramente, y si se puede pasar un pequeño rulo para compactar ligeramente el suelo.
6.- Regar hasta asegurarse de que la humedad ha penetrado un mínimo de 20 centímetros y mantener, mediante posteriores riegos, una humedad uniforme hasta la completa nascencia de la semilla.

Reparación de un césped.

1.- Realizar una siega baja del césped.
2.- Si existen zonas invadidas de musgo, utilizar el envase Césped Reparador Antimusgo. Incorporar el producto que matará el musgo. Después se rastrillará para eliminarlo.
3.- Si el problema a reparar son calvas y zonas claras de césped, utilizar el envase Césped Fácil, donde se explica claramente como resembrar las zonas pobres de planta.
4.- Una vez resembrado se incorporará sustrato multiusos encima de la semilla, para facilitar su nacimiento.