1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 1,00 out of 5)
Loading...

Valora esta noticia con 1 o 5 estrellas

La Espinaca

Introducida en Europa alrededor del año 1000, se sitúa su procedencia de las regiones asiáticas, probablemente de Persia.

Sobre el siglo XVIII comenzó a difundirse por Europa, principalmente en Holanda, Inglaterra y Francia… pasando mas tarde hacia América.

Espinacas

La espinaca comienza en España como cultivo al aire libre y en regadío. Esta planta hortícola se produce tanto para destino industrial (congelados, cuarta gama, etc.), como para consumo en fresco mediante manojos.

El principal productor es China con cerca de 9 millones de toneladas al año, seguidas ya a distancia por Japón y Estados Unidos con cantidades similares que rondan las 400.000,… hasta llegar a España con algo más de 60.000 toneladas, país productor por delante de países como Alemania y Grecia.

Descripción

La espinaca pertenece a la familia Chenopodiaceae y la especie Spinacea oleracea. Esta planta, en una primera fase forma una roseta de hojas de la que posteriormente emite el tallo. Sus flores se desarrollan sobre los tallitos laterales que dan lugar a ramificaciones secundarias.

Su sistema radicular es pivotante y poco ramificado. Su tallo es erecto de entre unos 30 cm a 1 m de longitud en el que se sitúan las flores.

Sus hojas pecioladas, de forma y consistencia muy variables, en función de la variedad, son de color verde oscuro. Y en cuanto a sus flores de color verde están formadas por 4-5 pétalos y 4 estambres.

Clima y suelo
La espinaca soporta temperaturas por debajo de 0ºC, que si persisten bastante, producen una detención total del crecimiento. La temperatura mínima de crecimiento es de aproximadamente 5ºC.
Las condiciones de iluminación y temperatura influyen sobre la duración del estado de roseta. Al alargarse los días más de 14 horas de luz diurna y superar la temperatura los 15ºC, las plantas pasan a la emisión de tallo y flores.

Las espinacas se desarrollan muy bien a temperaturas más bien bajas, entre 5 y 15ºC de media mensual, en días muy cortos, típicos de los meses invernales.

Espinaca Gigante de invierno de Clemente Viven

Prefiere terrenos fértiles, profundos, bien drenados, de consistencia media, ligeramente suelto y rico en materia orgánica. No debe secarse fácilmente, ni permitir el estancamiento de agua.

Variedades
Aunque existen dos variedades botánicas de la espinaca, casi todas las variedades comerciales cultivadas pertenecen a las de “semilla espinosa de hojas triangulares”.

Las variedades se clasifican por el color, forma de la hoja, longitud del pecíolo… además de por su resistencia a la subida de flor y por su precocidad.

Las más precoces presentan una menor resistencia a la subida de flor y por lo tanto son empleadas en siembras a finales de verano y otoño-invierno. Las variedades menos precoces son más resistentes a la subida de flor y se siembran a finales de invierno y en primavera.

Enjuagando espinacas

En Clemente Viven se comercializan tres variedades de espinaca “Gigante de invierno”, “Vikingo de verano” y “Viroflay oscura”. Se presentan en sobres clase A, de 25 y 100 gr y también en cajas de 250 gr y 1 kg.

Entre las variedades más populares se encuentran la “Polea” como vigorosa de hojas muy lisas y color verde oscuro, la “Valeta” de follaje erecto, hojas carnosas y color verde intenso, la “Rico” de hojas color verde oscuro y muy productiva, la “Carambole” de hojas gruesas y muy productiva, “Rimbos” de hoja carnosa de color verde oscuro y muy productiva, “Bolero” de buen color y buena calidad de la hoja, “Resco” de buen color y buena calidad de la hoja, “Clermon” de crecimiento rápido y hoja lisa, etc.

Entre la mejora genética en la que se está trabajando, destacan objetivos como el mantener el estado en roseta el mayor tiempo posible, incrementar los rendimientos, adecuar el tipo de hoja según el destino, la resistencia al frío, a enfermedades…

Espinaca Vikingo de verano de Clemente Viven

Su cultivo
Lo primero es la preparación del terreno, labrándose profundamente y ahuecarse superficialmente lo mejor posible. Se debe evitar trabajar en terrenos que anteriormente se hayan realizado cultivos de remolacha y acelga.

La siembra se recomienda realizarla al terminar el verano, permitiendo su recolección a principios de invierno en zonas cálidas. Y si la zona posee un clima riguroso, la recolección no tendrá lugar hasta la primavera.

Si se desea, a finales invierno puede sembrarse nuevamente, obteniendo una producción. Es aconsejable realizar unas siembras periódicas cada 20 días para tener una recolección escalonada. En todos los casos, la siembra debe realizarse siempre en terrenos ligeramente húmedos.

Manojo de espinacas

Estas siembras pueden realizarse en semillero previo o directamente en campo. Si es en campo a voleo, intentar que la semilla quede lo más esparcida posible para evitar germinaciones muy juntas. Y si se siembra al marco definitivo o de transplante tras el semillero, se suele realizar en hileras que distan entre sí unos 20 ó 35 centímetros.

En siembra directa, la semilla se deposita a unos 2 centímetros de profundidad y luego se puede pasar un rulo para que las semillas se adhieran al terreno.

A unos 6ºC la germinación tiene lugar a las tres semanas de la siembra, sabiendo que a medida que se incrementa la temperatura se inhibe la germinación. Por ejemplo, con temperaturas superiores a 26ºC se produce la inhibición total de la germinación.

Tras la germinación, es aconsejable realizar un aclareo para facilitar un crecimiento adecuado y evitar el desarrollo de enfermedades. Este aclareo suelen efectuarse cuando las plantas tienen entre las 4 y 6 hojas.

Es fundamental el control de malas hierbas para evitar la competencia entre las espinacas y las plantas no deseadas.

Como abonado, debemos saber que se deberá realizar de acuerdo a la proporción de N-P-K 1-0,3-1. El suministro de fertilizantes debe ser muy rico y abundante, aunque habrá que tener en cuenta la fertilidad del suelo.

Espinacas en jardinera

El potasio contribuye a dar carnosidad a las hojas y a mantenerlas túrgidas durante un largo periodo. El fósforo favorece la rapidez de la elevación. El nitrógeno aumenta la concentración de la vitamina C.

En cuanto a la aportación de estiércol, no debe realizarse directamente sino en el cultivo que precede al de espinaca, ya que el ciclo de desarrollo de la espinaca es muy rápido y no le da tiempo a beneficiarse de éste. También, las raíces son muy delicadas y se hacen más susceptibles al ataque de hongos (especialmente con estiércol fresco). Además, con el aporte de estiércol siempre se diseminan semillas de malas hierbas.

Regando el cultivo con frecuencia, se pueden obtener buenos rendimientos y plantas ricas en hojas carnosas, siendo especialmente importante en los cultivos que se recolectan tardíamente en primavera. Se recomienda los riegos cortos y frecuentes, especialmente en las últimas fases del cultivo.

La recolección es variable en función de la variedad y climatología reinante en la zona de cultivo. En las variedades precoces se puede comenzar a recolectar sobre los 50 días tras la siembra.

Es recomendable no recolectar después de un riego, ya que las hojas se ponen turgentes y son más susceptibles de romperse.

La recolección manual consiste en cortar las hojas más desarrolladas de la espinaca, dando aproximadamente 5 ó 6 pasadas a un cultivo. Si por el contrario, se pretende recolectar las plantas enteras, se corta cada planta por debajo de la roseta de hojas a 1 ó 2 centímetros bajo tierra.

Espinaca Viroflay oscura de Clemente Viven

Plagas y enfermedades
Plagas

    • Mosca de la remolacha (Pegomya betae Curtis)
    Las larvas miden aproximadamente 6-7 mm de longitud y sus daños son producidos al perforar la epidermis y penetrar en el interior de las hojas, formando galerías que, cuando se unen varias, forman manchas de aspecto plateado, blandas al tacto y color parduzco.
    Se controla mediante pulverizaciones dirigidas contra las larvas, respetando los plazos de seguridad.

    • Pulgones (Aphis fabae Scop y Myzus persicae Sulz)
    Provocan un crispamiento del follaje.
    Su control se realiza mediante la aplicación de materias activas como Alfa Cipermetrin, Cipermetrin, Deltametrin, Permetrin, etc.

Enfermedades

    • Mildiu de la espinaca (Peronospora spimaceae Laub, P. farinosa y P. efusa)
    Aparecen manchas de contorno indefinido, con un color verde pálido que más tarde pasa a amarillo. En el envés estas manchas se cubren con un abundante fieltrado gris violáceo. Se produce con altas humedades relativas.
    Su control se realiza mediante la aplicación de materias activas como Captan, Captafol, Propineb, Maneb, Metalaxil, Cimoxanilo, Oxadixil, Benalaxil, etc.

    Pythium baryanum
    El follaje se marchita y se vuelve clorótico. La raíz principal se encuentra necrosada desde su extremidad hasta unos 8-10 mm del cuello.
    Tratamientos con Captan.