1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Valora esta noticia con 1 o 5 estrellas

Semillas pratenses para conseguir una hierba de alta calidad

¿QUÉ SE ENTIENDE POR CALIDAD DE LA HIERBA?

Dado que la hierba de la pradera es utilizada para alimentación del ganado como fuente de nutrición, la calidad de la hierba es una expresión que engloba las características que afectan a su consumo, valor nutritivo y por consiguiente el rendimiento de los animales.

¿DE QUÉ DEPENDE LA CALIDAD DE LA HIERBA?

Son muchos los factores que influyen en la calidad de la hierba. Grado de madurez en la cosecha, especies y variedades forrajeras empleadas, frondosidad o cantidad de hojas, la cosecha y las condiciones de almacenamiento, y la presencia de plagas son factores importantes que determinan la calidad.

¿CÓMO INFLUYE CADA FACTOR EN LA CALIDAD DE LA HIERBA?

Madurez de la hierba: cuando la planta madura la concentración de carbohidratos estructurales y lignina aumenta. Si bien una parte de los carbohidratos estructurales (celulosa y hemicelulosa) puede ser parcialmente digerida por los rumiantes, otra parte del componente fibra, la lignina, no es digerible.

semilla raigrás

Se ha demostrado que un aumento de una unidad en el porcentaje de lignina se traduce en una disminución de tres o cuatro unidades porcentuales de disminución de materia seca digestible. A medida que la cantidad de fibra aumenta y disminuye la digestibilidad, el consumo de forraje también se reduce, por lo que la cantidad de energía digestible consumida disminuye a medida que el forraje madura. Por ello variedades de espigado tardío, favorecen un mejor aprovechamiento de la hierba.

semilla praderas

Especies y variedades: existen claras diferencias de calidad entre las especies y entre las variedades dentro de una especie. Son por lo general relacionadas con las diferencias en el consumo de hidratos de carbono estructural y digestibilidad, aunque también se pueden encontrar diferencias en contenido proteico, resistencia a enfermedades, fechas de espigado tardío  favorecido por los nuevos avances en la mejora genética de variedades forrajeras.

semilla prado

Frondosidad o contenido en hojas de la pradera: Las hojas contienen más hidratos de carbono no estructurales y proteínas que el resto de las partes de planta. Los hidratos de carbono no estructurales que contienen las hojas, azúcares y almidones, son muy digeribles.  Cuando las plantas de hierba maduran, la proporción hoja/tallo disminuye.  De este modo, los forrajes con una mayor cantidad de hojas son más propensos a ser de mayor calidad, aspecto que es tenido en cuenta en el diseño de nuestras mezclas pratenses, donde se potencia una alta densidad de hojas en las praderas.

forrajes

Cosecha y condiciones de conservación: cuando se siega la hierba se produce una disminución de la concentración de carbohidratos no estructurales durante el proceso de presecado debido a la respiración de las plantas. Por ello una hierba con alto contenido en materia seca, sufre menos pérdidas que variedades que contengan más agua. También se producen pérdidas por lixiviación de nutrientes solubles por la lluvia. Por todo ello se debe valorar más una hierba rica en materia seca (variedades diploides) que minimicen el tiempo de curado de la hierba antes de su acondicionado.

Presencia de enfermedades: no todas las especies y variedades poseen el mismo grado de resistencia a enfermedades, sobre todo roya. Una hierba enferma reduce considerablemente la calidad del forraje obtenido. Variedades resistentes limitan considerablemente el riesgo.

¿POR QUÉ MEDIR LA CALIDAD DE LA HIERBA?

La medición del forraje se debe realizar para determinar los nutrientes y el potencial de rendimiento animal. Cuando se han medido estos parámetros de calidad de la hierba, se pueden formular con mayor precisión las raciones para obtener un rendimiento óptimo de producción. A su vez sirve para valorar económicamente la rentabilidad de una hierba.

semilla trébol

praderas

Toma de muestras de hierba recién segada para su análisis de calidad.

semilla alfalfa

Los métodos para determinar la calidad del forraje incluyen la evaluación visual, análisis químico, la espectroscopia infrarroja de reflexión (NIRS), así como mediciones in vivo e in vitro.  Cada método tiene puntos fuertes y débiles, así como usos específicos en la evaluación de forraje.

Evaluación visual: es el más antiguo y más utilizado. La hierba es evaluada por el color, cantidad de hojas, grado de madurez, sanidad y contaminación de malas hierbas. Estos aspectos nos harán predecir la calidad de la hierba y su momento de aprovechamiento.

Análisis Químico: Una verdadera evaluación de la producción de forraje de calidad requiere una evaluación de su composición química.  La determinación de los componentes químicos requiere de procedimientos de laboratorio. La principal limitación de este método de ensayo de forraje es su lentitud y el gasto.

Espectroscopía de reflectancia por infrarrojo (NIRS): El uso de NIRS para determinar los principales constituyentes químicos de los forrajes es relativamente nuevo.  Este método computarizado de pruebas de forraje, que se basa en los análisis químicos exactos, puede resolver el problema de rotación lenta de análisis químico.  El forraje se puede analizar en menos de diez minutos usando NIRS.

praderas

En vivo e in vitro: sirve para determinar la digestibilidad de la materia seca y fibra.  Debido al costo y la duración del tiempo necesario para llevar a cabo estos procedimientos, no se utilizan de rutina en análisis de forrajes para el uso agrícola.  Sin embargo, son utilizados ampliamente por los científicos para la evaluación de la calidad del forraje.  La principal diferencia entre estos procesos es que los procedimientos in vitro se llevan a cabo en tubos de ensayo que simulan el rumen.

PRINCIPALES COMPONENTES NUTRITIVOS DE LA HIERBA

Los componentes que deben someterse a prueba de manera rutinaria son de materia seca, proteína bruta, fibra ácido detergente y fibra neutra detergente.

pradera

Materia seca (MS) es el porcentaje del forraje que no es agua. Las necesidades de nutrientes de los animales se expresan sobre la base de la MS.

prados

Proteína bruta (PB) es la cantidad total de nitrógeno contenido en la hierba; el porcentaje de nitrógeno se multiplicará por 6,25 para obtener proteína bruta.  La proteína bruta es una mezcla de proteína verdadera y nitrógeno no proteico, lo que indica realmente es la capacidad del forraje para hacer frente a un animal de sus necesidades de proteínas.  Se expresa como un porcentaje de materia seca. En general, cuanto mayor sea el porcentaje de PB mayor será la calidad del forraje.

forrajeras

Fibra ácido detergente (FDA) es el porcentaje altamente indigesto de una hierba, que está compuesto por celulosa, lignina, cutina, sílice y pectina mayoritariamente.  Se correlaciona negativamente a digestibilidad y, por tanto, se puede utilizar para calcular la digestibilidad de materia seca, energía digestible y el total de nutrientes digestibles.  Un bajo valor FDA indica una mayor digestibilidad.

Fibra neutra detergente (FDN) es el porcentaje de pared celular en un material de forraje.  Parcialmente disponible para los animales, está compuesta por celulosa, hemicelulosa, lignina y  cutina pricipalmente.  Se considera una indicación de la madurez de la planta y, por tanto, relacionada con la capacidad de ingestión de esa hierba por el animal.  Un bajo FDN indica una mayor ingesta de forraje del ganado.

INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS

Materia seca digestible (MSD) es una estimación del porcentaje de hierba que es digerible y se utiliza como una estimación del contenido de energía.  Se determina a partir de la concentración de FDA.

Total de nutrientes digestibles (TDN) es la suma total de todos los nutrientes digestibles orgánicos (proteína y energía) de un forraje que están a disposición del animal, usualmente expresado como un porcentaje de materia seca.

Ingestión de materia seca (DMI) es una estimación de la cantidad de forraje seco que un animal se come, solamente alimentado de forraje.  Se expresa en términos de peso seco del forraje y se calcula mediante el uso de la fibra neutra detergente y las concentraciones de proteína bruta.

Valor relativo de la hierba (RFV) es una forma de asignar a un forraje un solo valor numérico que refleja la suma total de varios atributos de calidad del forraje.  El RFV de un forraje se calcula de la siguiente manera: MSD multiplicado por DMI da el forraje de materia seca digestible (ingesta DDMI); DDMI se divide por una constante de 1,29, y el resultado es la RFV.  Un alto RFV (por encima de 100) indica una mayor calidad del forraje.  Un valor por debajo de 100, indica que la hierba no es rentable. RFV también se puede utilizar para asignar las normas de calidad del forraje utilizado en la comercialización.

praderas

pastizales

Ensayos en nuestros Centros I+D de Lugo y Vitoria, donde se compara la calidad de la hierba de las diferentes mezclas.

UNA BUENA SEMILLA ES EL ORIGEN DE UNA BUENA HIERBA

De todos los factores la elección de la semilla a utilizar es sin duda el factor clave de tener una buena pradera, puesto que influirá en todos los demás factores.

Una buena semilla, semilla certificada, nos asegura una buena implantación de la pradera. Una pradera mal implantada será dominada por malas hierbas que harán que se deteriore de forma progresiva con la consiguiente pérdida de rendimiento y calidad de hierba.

pradera

Una buena elección de la mezcla de semillas a emplear, influirá en la capacidad de producción y calidad de la hierba a obtener, puesto que en la semilla se encuentra el potencial genético que ha sido desarrollado para que las plantas sean frondosas (cantidad de hojas), sean productivas, sean digestibles y contengan una buena concentración de azucares, además de otras características de resistencia a enfermedades o aclimatación a diferentes zonas y suelos.

LAS MEZCLAS MÁS RENTABLES

Queda claro que la rentabilidad de una pradera viene dada no solo por la producción sino también por la calidad de la hierba obtenida. Dentro de las alternativas de aprovechamiento, valoramos cada una de nuestras mezclas en función de la calidad de hierba obtenida, en condiciones óptimas de manejo y según sus necesidades de nutrientes.

PASTOPLUS

pastoplus

NOVAPLUS

pradera

MIXTOPLUS

mixtoplus

ASTUR VIVEN

pastoreo

semilla pradera

semillas forrajeras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *